martes, 22 de mayo de 2018

"Las largas sombras" de Elia Barceló

El color del silencio fue una de mis mejores lecturas del año pasado así que en cuanto vi esta novela, no tuve ninguna duda...  y ya os adelanto que no me ha defraudado. Hoy os traigo mis impresiones de "Las largas sombras":
ISBN: 9788417092719
Editorial: Roca libros
Páginas: 384
Tapa blanda con solapa
P.V.P. 18.90


Elia Barceló (Alicante, 1957) es profesora de Estudios Hispánicos en la Universidad de Innsbruck, en Austria. Ha publicado numerosas novelas como "Consecuencias naturales", que le valió el reconocimiento internacional y el título de «gran dama de la ciencia ficción española», El vuelo del hipogrifo, El secreto del orfebre, Disfraces terribles, Las largas sombras o Anima Mundi y recientemente, "El color del silencio". Su obra ha sido traducida al francés, italiano, holandés y alemán, con gran éxito de público y crítica, consolidándose como una de las autoras españolas más internacionales de la narrativa actual.

Mi opinión:

Rita Montero es una directora de cine de fama internacional afincada en Londres. Después de 33 años si volver a su ciudad natal, Rita regresa a Elda para hacerse cargo de la herencia de su tía y reencontrarse con su pasado, con “las chicas del 28”, sus amigas del último curso de instituto: Lena, Carmen, Candela, Ana, Tere y Sole, jóvenes con las que compartía confidencias y sueños de un futuro prometedor, lleno de ideas y libertad compartida en la universidad de Valencia, lejos del yugo familiar. Unos sueños que no llegaron a cumplirse, tras el viaje de fin de curso a Mallorca, las chicas tomaron caminos diferentes, y solo algunas de ellas regresaron a Elda manteniendo el contacto durante estos años.

Las chicas del 28 vuelven a reencontrarse con el regreso de Rita y tras una inocente cena se abren las compuertas del pasado para envolverlas en una bruma pesada y oscura que les recuerda lo sucedido, un secreto del que ninguna ha vuelto a hablar. Lena le invita a su casa días después para hablar de ello, pero cuando Rita acude a la cita, Lena está muerta en la bañera en lo que a priori parece un suicidio de su amiga.

¿Qué ocurrió en el pasado para cambiar radicalmente esos sueños compartidos y para que tomaran caminos tan alejados? ¿Por qué ha muerto Lena? ¿Tiene algo que ver con lo que ocurrió aquel verano del 74? 

A través de un narrador omnisciente, una figura muy acertada que permite al lector ahondar en cada uno de los personajes, la autora construye la novela a través de dos hilos temporales, pasado (1974) y presente (2007), dos tiempos íntimamente relacionados durante toda la historia para comprender los orígenes, los sueños, las circunstancias, trayectoria y destino de cada personaje… pero además, creo que este recurso es un simbolismo de la vida, somos el resultado de lo vivido, de nuestro pasado y las sombras que proyectamos… 


“Al final de su vida, se ha dado cuenta de que los secretos destruyen; de que hay que iluminar los rincones para que no haya sombras; que en las sombras se ocultan los monstruos.” 
 “Los viejos pecados proyectan largas sombras…”

Un simbolismo que queda latente en la historia pero que también está presente en la forma de narrarla, mientras la parte del presente está narrada en pasado, el pasado está narrado en presente, un juego de espejos intencionado y que nos hace sentir esa conexión temporal y vivir lo ocurrido con la intensidad de sus protagonistas haciendo que aquel secreto, la culpa, los recuerdos que quieren ser escondidos, olvidados, se conviertan en el leitmotiv de la novela.

Nos encontramos por ello con tintes de una novela negra, una historia de ritmo pausado pero envolvente, que comienza con un crimen en el presente para llevarnos a desvelar ese terrible secreto del pasado en las últimas páginas y que sin embargo, mantiene la tensión narrativa durante toda la lectura alrededor de los personajes, a esas puertas que se van abriendo en sus historias mientras Elia Barceló nos mece con una prosa cuidada, elegante y un tono nostálgico… que consigue trasladarnos a otro tiempo.

También por ello, “Las largas sombras” es una novela costumbrista, generacional, que nos traslada a esos años 70; estamos en 1974, un año antes de la muerte de Franco en el que se esperaban e intuían los cambios que estarían por llegar, pequeñas pinceladas de algunos momentos históricos nacionales e internacionales junto a unos perfiles sociales que dibujan el retrato de una sociedad, del contraste generacional y las primeras reivindicaciones de cambiar lo hasta entonces establecido o asumido para la mujer.

Además de los dos hilos temporales, la historia se complementa con otros recursos: los papeles de Candela Alcántara” del que ya nos encontramos un primer fragmento en el epilogo, un relato metafórico bellísimo sobre la vida plasmado en ese "recorrido por el laberinto" que se cierra al final de la novela, y a lo largo de la misma, con los correos electrónicos que intercambian dos de estas amigas, líneas redactadas con nostalgia y que nos permiten completar el perfil de cada una de estas siete mujeres. Personajes perfectamente perfilados que componen una novela casi coral. y que son moldeados a través de sus vidas, sus sueños, sus secretos, sus culpas, su desencanto… personajes e historias que emocionan y trasmiten más allá del misterio por descubrir.

En definitiva, “Las largas sombras” es una novela negra atípica que atrapa desde las primeras páginas pero que va más allá del misterio y la intriga planteada en la trama, una novela completamente envolvente a través del relato generacional y reivindicativo de sus protagonistas, mujeres a las que acompañamos en su recorrido vital, abriendo o cerrando las puertas de ese laberinto, y con la que la autora pone de manifiesto muchos temas de denuncia social o reivindicativos como son los abusos infantiles, los malos tratos, la homosexualidad, el papel de la mujer en la sociedad… una novela que ha cumplido mis expectativas, que probablemente esté entre mis mejores lecturas del año, que he disfrutado mucho y que os recomiendo leer, y una autora, que se cuela definitivamente entre mis favoritos.

sábado, 19 de mayo de 2018

Ganador de "Las Supervivientes"

Cumplido el plazo para participar en el sorteo de mayo de un ejemplar en papel de "LAS SUPERVIVIENTES", daros las gracias a todos los participantes y sin más dilación os anuncio el afortunado del mismo:



Felicidades, tienes 48 horas para enviarme un correo con tus datos a irunesa2014@hotmail.com

miércoles, 16 de mayo de 2018

"La Jaula de Sal" de Ibon Martín

No podía perderme el último libro de la serie protagonizada por la farera y escritora Leire Altuna, con la que de momento, el autor cierra un ciclo y deja descansar por un tiempo a su protagonista... Hoy os traigo mis impresiones de "La jaula de Sal":
Nº de páginas: 432 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: TRAVEL BUG
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788494629761


Ibon Martín cursó estudios de Comunicación y Periodismo en la Universidad del País Vasco. Tras licenciarse, pasó a trabajar para varios medios de carácter local, labor que combinó con una de sus más grandes pasiones: viajar. Desde hace unos años se ha dedicado a completar varios libros de viajes y rutas por Euskal Herria, siendo uno de los grandes expertos en turismo rural y ocio de todo el País Vasco. Dentro de la narrativa, Martín ha escrito varias novelas: El valle sin nombre y la serie de novela negra protagonizada por la farera y escritora Leire Altuna formada por El faro del Silencio,La fábrica de las sombras, El última Akelarre y La jaula de sal.

Sinopsis:

Un salvaje crimen golpea Pasaia cuando solo han pasado dos años de la detención del Sacamantecas, el psicópata que sembró el terror en el pueblo marinero. La elección de la víctima y el lugar, el solitario faro de la Plata, no parecen fruto del azar. La inquietante firma que el asesino traza en el cadáver tampoco. Todo apunta a que ha vuelto a ocurrir.
La escritora Leire Altuna se enfrenta a su caso más personal, una investigación que la llevará a través de las estrechas sendas que separan el amor del odio, la amistad de la traición. Tendrá que luchar con el miedo y con su propia mente, empeñada en distorsionar lo que sucedió aquella tarde. Siniestras amenazas telefónicas pondrán a prueba su resistencia, sobre la que pende además una opresiva fecha límite. En paralelo, la ertzaina Ane Cestero y su equipo avanzarán con unas pesquisas oficiales que destaparán los peores instintos del ser humano.
Ibon Martín crea en estas páginas un absorbente thriller psicológico que arrastra al lector hasta el propio corazón de San Sebastián, para convertir la bahía de la Concha en escenario del horror más desgarrador.

Mis Impresiones:

Con La Jaula de sal, Ibon Martín pretende cerrar un ciclo y dar un descanso a Leire Altuna, una escritora y farera Bilbaina afincada en Pasaia. Aunque los anteriores se podrían leer de forma independiente, en esta cuarta entrega yo recomiendo haber leído el libro que abre la serie, lo ocurrido en aquél caso nos pondrá en antecedentes para entender el comportamiento de algunos personajes secundarios que reaparecen en esta historia y todo lo que acontece en esta novela está relacionado con aquel primer caso.

Leire Altuna sigue viviendo en el faro y atraviesa un momento feliz de su vida. Han pasado dos años desde el caso de “El sacamantecas” que sembró Pasaia de muertes y que le sirvió para cambiar el rumbo de su carrera literaria abandonando la novela romántica para escribir novelas de misterio inspiradas en casos reales.

Pero todo se viene abajo en el primer capítulo, una muerte en el faro será el inició de una nueva pesadilla para Leire que vuelve a ser el foco de atención y deberá enfrentarse a su caso más personal, rodeada de intrigas, traiciones y polémicas. Su ex marido se encuentra en Pasaia y le ruega una segunda oportunidad de forma insistente, Iñigo, su profesor universitario y criminólogo, reaparece en Pasaia, abatido, diferente, intrigante, Felisa la odia más que nunca, su negocio se ha resentido después de aquél caso y Leire sigue ocupando el faro que tanto anhelaba para su hija; movida por el odio, aprovechará las nuevas iniciativas municipales de reconversión en hoteles de muchos de los faros de la costa para arrebatarle a Leire su hogar, un hogar del que tendrá que salir por reformas estructurales en un momento delicado, no tiene dinero para un alquiler, su editor le tiene bloqueado los ingresos si no publica nuevas novelas. Además, Leire recibe amenazas telefónicas, los medios de comunicación están diariamente hablando del caso y la policía no tiene ninguna pista clara a seguir… Solo tiene a su lado a Ane, la joven ertzaina ascendida al grupo de la Unidad de Investigación Criminal de Guipuzcoa de la comisaría de Oiartzun, que se harán cargo del caso.

La jaula de sal, me ha parecido una novela diferente a las otras tres entregas, una novela negra narrada a ritmo de thriller en la que a diferencia de las anteriores, nos encontramos con un único hilo argumental que se desarrolla en la actualidad: últimos meses del año 2015. Un comienzo fuerte, que impacta, que da paso a una historia con un ritmo mucho más ágil, que llega a ser vertiginoso en su última parte, pero en la que he echado en falta esa combinación de tramas, presente y pasado, características de las entregas anteriores.

Un único narrador, será el encargado de guiarnos por esta historia desarrollada a través de capítulos muy cortos en la que el estilo del autor ha evolucionado hacia una prosa más fluida, quizá para adaptarse al ritmo y la acción que predominan la novela, y en la que recupera personajes de la primera entrega, viejas intrigas, secretos, reapariciones sospechosas y nuevos intereses, para sostener una trama y la identidad del asesino... pero que en mi opinión, es demasiado previsible desde la mitad de la novela.

En esta entrega, se cierra un ciclo, volvemos al origen, a Pasaia, al Faro de la Plata, un entorno idílico que tan detalladamente nos describió el autor en la primera entrega, y a partir de ahí, el autor amplía horizontes para llevarnos por localidades cercanas, Hondarribia, Donosti, la Isla de Santa Clara… e incluso tierra adentro: A través de los problemas de Ondartxo, el tradicional astillero de Pasajes en el que un grupo de amigos se dedica a la construcción de replicas de embarcaciones tradicionales, viajaremos hasta el robledal de Dantzaleku en Altsasu, dónde árboles centenarios eran seleccionados de forma cuidadosa para destinarlos a la construcción naval, modelados con guías y platillas para obtener la forma adecuada, respetando el entorno, seleccionado dónde son excesivos y replantando los árboles talados...

Yo he disfrutado especialmente de la ambientación de esta novela: ha sido todo un lujo volver a Pasaia y otras localidades cercanas que se mencionan y que están vinculadas a mi familia, a mis orígenes: desde San Juan, con las menciones a Santa Ana dónde se encuentra la casa de mis abuelos, el viaje por esa carretera que antes de llegar a Lezo nos sube a Jaizkibel para hacer un camino más largo hasta Hondarribia, un camino con descanso en el parador (siempre me mareaba) y donde hoy en día solo quedan unas ruinas, para llegar a la campa de Guadalupe, recuerdos de domingos familiares en esas mismas mesas, jugando en ese fuerte mencionado, construido después de la última guerra carlista, la iglesia, el santuario de la Virgen de Guadalupe en el que nos hemos casado todas las mujeres de la familia, y que da paso al descenso hasta Hondarribia, la  bahía de Txingudi: tres ciudades hermanadas por el agua del Bidasoa y del mar: Irún, Hendaya y Hondarribia, los dos espigones (el nuestro más largo), la motora que cruza el río para pasar al país vecino… todos y cada uno de los lugares mencionados me han resultado evocadores y encontrarlos en una novela, es realmente gratificante.

En definitiva, “La jaula de sal” es la cuarta entrega de la serie protagonizada por la escritora Leire Altuna, una novela diferente a las anteriores en cuanto a su estructura y con la que el autor pretende cerrar un ciclo y dejar descansar a su protagonista. Una novela negra muy ágil y fluida, desarrollada a ritmo de thriller pero excesivamente previsible. Una novela entretenida con un “pero” que en otras novelas no perdonaría tan fácilmente y que me hubiera impedido disfrutarla, pero que en esta ocasión, se ha suplido con la ambientación escogida por el autor al desarrollarse en escenarios conocidos y a los que me une una fuerte vinculación sentimental, y que creo, que disfrutarán especialmente todos aquellos que conozcan la zona.

Otras novelas de la serie:
El faro del silencio
La fábrica de las sombras
El último akelarre

viernes, 11 de mayo de 2018

"Donde fuimos invencibles" de María Oruña

Tras "Puerto Escondido" y "Un lugar a dónde ir", Maria Oruña regresa al panorama literario con "Donde fuimos invencibles", la tercera entrega de la serie protagonizada por la teniente Valentina Redondo, hoy os cuento mis impresiones:
Nº de páginas: 416 págs.
Tapa blanda
Editorial: DESTINO
ISBN: 9788423353668
P.V.P 18.50


María Oruña (Vigo, 1976), gallega de padre cántabro, desde pequeña visita con frecuencia Cantabria. Allí ha ambientado Un lugar a donde ir y su novela anterior, Puerto escondido (Destino, 2015), un exitoso debut en el género negro que ha sido traducido al alemán, el francés y el catalán. En ambas novelas los protagonistas son los paisajes cántabros y el equipo de la teniente Valentina Redondo, que se ha ganado el cariño de miles de lectores. Oruña es abogada y actualmente compagina esta profesión con la escritura.

Sinopsis:

María Oruña vuelve a crear una intriga fabulosa en tierras cántabras. Una historia llena de claves donde todos los personajes tienen algo qué contar y oculta.

El verano está terminando y la teniente Valentina Redondo está contando los días para empezar sus vacaciones. Pero algo insólito sucede en el centro mismo del pueblo costero de Suances: el jardinero del antiguo Palacio del Amo ha aparecido muerto en el césped de esa enigmática propiedad.
El palacio es una de las casonas con más historia de los alrededores, y después de permanecer mucho tiempo deshabitada, el escritor americano Carlos Green, heredero de la propiedad, ha decidido instalarse temporalmente en el lugar donde vivió sus mejores veranos de juventud. Pero la paz que buscaba se verá truncada por el terrible suceso, y aunque todo apunta a una muerte por causas naturales, parece que alguien ha tocado el cadáver, y Carlos confiesa que en los últimos días ha percibido presencias inexplicables a la razón.
A pesar de que Valentina es absolutamente escéptica en torno a lo paranormal, tanto ella como su equipo, e incluso su pareja, Oliver, se verán envueltos en una sucesión de hechos insólitos que les llevarán a investigar lo sucedido de la forma más extravagante y anómala, descubriendo que algunos lugares guardan un sorprendente aliento atemporal y secreto y que todos los personajes tienen algo que contar y ocultar.

Mis Impresiones:

En el palacete de la Quinta del Amo, Leo Díaz, el jardinero, aparece muerto en los jardines de la finca junto a sus útiles de trabajo, todo apunta a un ataque al corazón, pero al cadáver le han cerrado los ojos y sin embargo nadie dice haber tocado el cuerpo, además, el dueño del caserón, un rico y joven norteamericano, dice presenciar fenómenos misteriosos, ruidos, presencias extrañas, desde hace unos meses… El capitán Caruso decide enviar al lugar a la teniente Valentina Redondo de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial en Santander, que vive en la zona, para que compruebe si hay indicios de criminalidad, están en verano, es temporada alta y no quiere que la cosa se les vaya de las manos. Mientras la teniente y su equipo se hacen cargo del caso, Oliver, su pareja, sigue al frente de pequeño hotel de Villa Marina y toma clases de Surf a la espera de que llegue Septiembre y ambos puedan cogerse unos días de descanso para viajar a Escocia.

En la Quinta del Amo, vive un joven escritor estadounidense, ex surfista profesional, perteneciente a una familia de ricos californios, Carlos Green ha heredado el palacio de su abuela y está en Suances para organizar la venta de la propiedad y aprovechar para escribir allí su nueva novela. A través de este personaje, nos encontramos un segundo hilo argumental en forma de borrador de su novela “El ladrón de olas”, una especie de biografía o intento de redención que necesita escribir tras su fracaso sentimental y vital, una novela que nos permite conocer la historia de este personaje desde sus primeras vacaciones infantiles en Suances y sus primeras clases de Surf.

Los fenómenos extraños que Carlos Green presiente en el palacete, permiten la introducción de un tercer hilo argumental. En el palacio de la Magdalena, el profesor Álvaro Machín está impartiendo un curso de Salud Mental, organizado por la Universidad de Cantabria. Su participación se centra en la investigación científica de la mente humana y sus procesos y en los estudios neurocognitivos aplicados a pacientes que han tenido experiencias paranormales. Al curso asiste Chrisitan Valle, un joven investigador paranormal, un cazafantasmas, un joven interesado por los fenómenos extraños y propietario de la pagina web “Otra vuelta de tuerca” al que solicitan estudiar los fenómenos que ocurren en el palacete.

A través de estos tres hilos argumentales se desarrolla esta tercera entrega en la que creo que Valentina y Oliver pierden un poco de protagonismo, tal vez porque la autora ha decidido darles un respiro, o quizás, porque la novela de Carlos Green atrapa irremediablemente al lector que quiere avanzar para conocer su historia, o quizás porque las clases del Dr Machín, sus debates junto al joven del Valle, sus explicaciones científicas de todo lo paranormal, a mí me han resultado muy interesantes y me han tenido muy enganchada. Y a pesar de que soy una maniática de leer las series en orden, quizás por ese menor protagonismo de la pareja, creo que este tercer volumen de la serie se podría leer de forma independiente de los anteriores, aunque yo recomiendo hacerlo.

Con una prosa más sencilla, menos elaborada a lo que María nos tenía acostumbrados, porque la estructura de la novela y las partes que la componen invitan a una mayor sencillez de estilo, la autora vuelve a Suances eligiendo un edificio emblemático sobre el que se cimienta la historia: La Quinta del Amo, un palacete construido a principios del siglo pasado por Guillermo del Amo, un indiano que hizo fortuna en California y que heredó su hijo Jaime del Amo, casado con una famosa actriz de Hollywood y uno de los hombres más ricos del mundo… La historia real de sus propietarios, las descripciones del lugar, el aura de misterio que María describe en torno a la casa y a sus antiguos moradores… convierten al edificio en un protagonista más de la novela.   

Tengo que destacar que me gusta mucho el especial mimo que esta autora dedica a escoger los títulos de sus novelas, creo que es una marca propia de la autora y disfruto especialmente el momento de la lectura en el que le encuentro sentido, ese momento en el que lo comprendes, cierras lo ojos y piensas en cuál es tu “Puerto escondido”, ese “Lugar a dónde ir” o como en esta novela, recordar esa etapa en la que nos sentíamos invencibles...

En definitiva, “Dónde fuimos invencibles” es la tercera novela de la saga formada por la teniente Valentina y Oliver, una novela negra que me ha resultado muy entretenida e interesante por los temas tratados, bien construida y con un final coherente que me ha convencido y que desarrolla una historia de ficción en torno a un lugar atemporal, un palacete cargado de historia y secretos de otra época. Una novela que he disfrutado y os recomiendo leer.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...